ORIGEN DE LUJAN


No pocos creen que la localidad de Luján tiene más de trescientos años. Unos la remontan a 1630 (p.ej., Enrique Udaondo) y otros a 1671 ó 1682 (el padre Jorge María Salvaire en su Historia de Nuestra Señora de Luján y monseñor Juan Antonio Presas, entre otros autores).

En verdad la planta urbana de Luján, la localidad cabecera de municipio o partido del mismo nombre se originó hacia 1740. La documentación édita e inédita de fines del siglo XVII y comienzos del XVIII, antes de 1740, evidencia que los terrenos sobre los que se yergue nuestra ciudad eran absolutamente rurales y que la capilla erigida a la Virgen estaba rodeada de campo, no de viviendas. El expediente de 1711 de creación de la reducción de indios pampas San Francisco Javier, que existió efímeramente sobre los terrenos que hoy ocupa el Ateneo de la Juventud, son una prueba contundente al respecto. Otro documento revelador es el padrón de 1726.

Desde 1736, por la declinación de los rodeos de animales cimarrones y la "araucanización" de los aborígenes de la Pampa, los malones arreciaron sobre las estancias en busca de alimento, cueros, etc. Los pobladores de la campaña buscaron cobijo en torno a las pocas iglesias existentes, la más importante de las cuales era la de Luján. A partir de 1740 aparecen menciones a la aldea formada en torno al templo. En 1742, a pedido del gobernador Miguel de Salcedo, Magdalena Gómez de Díaz Altamirano, dueña de la estancia que fuera de doña Ana de Matos y que rodeaba a la cuadra circular de la iglesia parroquial, le ordenó a sus hijos, en su testamento, que vendieran los terrenos que pedían los refugiados y donó una cuadra para plaza pública (la actual General Belgrano), y sus hijos cumplieron esta instrucción. En 1744 se efectuó un nuevo empadronamiento de la campaña y de la ciudad de Buenos Aires y entonces la iglesia parroquial de Luján aparece como una aldea de casi doscientos habitantes, que once años después recibirá del gobernador José de Andonaegui el título de "Villa" (17 de octubre de 1755), confirmado por Fernando VI en una real cédula firmada el 30 de mayo de 1759.

La nomenclatura de las calles, plazas y paseos públicos de Luján muestra el magro conocimiento de nuestra historia local, pues Magdalena Gómez, Miguel de Salcedo y José de Andonaegui son omitidos. Magdalena Gómez ni siquiera figura en la placa de las plazoleta Mujeres de Luján, del barrio de San Cayetano.

Afortunadamente, en la historiografía local más calificada se está abriendo paso la explicación del origen del Luján urbano empezada por la Prof. Guillermina Sors de Tricerri a mediados del siglo XX y que yo me limité a completar y divulgar.

Jorge Juan Cortabarría. Abogado y Doctor de la UBA. Miembro Correspondiente de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina





escudolujan

1536 -

Pago del Arbol Solo
Muy Noble y Leal Villa de Nuestra Señora de Luján
Ciudad de Luján

República Argentina