MORADAS DE NUESTRA SEÑORA DE LUJAN


La historia de las moradas que tuvo la santa imagen de nuestra Patrona es bastante bien conocida (solamente se omite, en algunos casos, al templo provisorio de 1740-1763).

En síntesis, luego de la detención milagrosa de la carreta en la mal llamada "estancia de Rosendo" (1630) se presume que la efigie fue colocada en una habitación de la casa principal de ese establecimiento. Probablemente en 1635 se erigió un oratorio de adobe y paja en ese campo, cuya existencia consta en documentos de 1637 y 1645.

En 1671 Ana de Matos compró la imagen mariana a la familia Rosendo-Trigueros-González Filiano y la llevó a su morada rural, poniéndola en una habitación. Poco después le construyó un oratorio en el casco de la estancia (cerca del puente de la Avda. Dr. Muñiz, a pocas cuadras al sur de la Basílica, donde hay una señalización histórica municipal). En 1677 Ana de Matos empezó a levantarle una capilla de ladrillo y teja cerca de la esquina SE de San Martín y 9 de Julio (donde hay una señalización histórica municipal), que concluyó probablemente en 1685. Esta capilla pasó a manos de la Iglesia con la donación de tierras de doña Ana de Matos (1682), en una de cuyas cláusulas estableció que el cargo (obligación) de ese acto de disposición era que de ningún modo pueda la santa imagen de la Virgen de Luján ser sacada definitivamente de la cuadra circular concedida, porque si no la donación quedaría sin efecto y sus herederos la tomarían para sí.

En 1731 el obispo de Buenos Aires, fray Juan de Arregui comenzó a edificar un templo de ladrillo muy amplio, que no pudo ser concluido por su exagerado tamaño y por su derrumbe en 1753. Entretanto, en 1740, a iniciativa del cura vicario Miguel González de Leyva, se levantó un templo provisorio que existió hasta fines del siglo XIX. En 1753, tras el derrumbe del templo iniciado por Mons. Arregui, el obispo Cayetano de Marcellano y Agramont le encomendó a don Juan de Lezica y Torrezuri, acaudalado vecino de Buenos Aires, la dirección de la construcción de un nuevo santuario. Este fue comenzado el 24 de agosto de 1754, se lo inauguró el 8 de diciembre de 1763 y se lo concluyó en 1765. En este edificio moró Ntra. Sra. de Luján hasta el 4 de diciembre de 1904, en que fue trasladada a la Basílica, iniciada en 1890 a impulso del padre Jorge María Salvaire y por autorización del arzobispo de Buenos Aires, Mons. León Federico Aneiros. Para entonces el ábside y el presbiterio del magno templo neogótico hecho sobre planos del ingeniero francés Ulric Courtois estaban acabados.

Jorge Juan Cortabarría. Abogado y Doctor de la UBA. Miembro Correspondiente de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina




escudolujan

1536 -

Pago del Arbol Solo
Muy Noble y Leal Villa de Nuestra Señora de Luján
Ciudad de Luján

República Argentina